Carné de Estudiante Internacional

¿Tú también sientes que tu vida se resume en memes?

Eres consciente que estás en los últimos años de tu adolescencia, en el principio de tus veintes, llegando los treinta o quien sabe, capaz que estás en la etapa donde se supone que debes ser “un adulto responsable”, pero aun así sientes que debes hacer un esfuerzo sobrehumano para estudiar, trabajar, salir de copas, cuidarte de no pillar el bichovirus, hacer deporte, tener pareja, comer bien, llegar a fin de mes, cumplir con la familia y los amigos… si al menos una vez cada corto tiempo se pasa esto por tu mente, estimado ser humano, vengo a decirte que te he pillado: tu vida la veo resumida en puros memes.

No te preocupes, todo va a seguir saliendo bien, tu pareja no te va a dejar (eso nadie lo tiene muy claro), el universo seguirá conspirando a tu favor, la suerte estará de tu lado, tu madre te hará llegar tuppers de comida de vez en cuando, te seguirás enterando de qué pasa en el mundo por los memes y no por el telediario, aprobarás ese examen, aunque sea con un 5.00 y ese compi de piso, te hará un bizum de 20€ hasta que tu jefe te deposite lo del mes.

Lo repito, no te preocupes, no eres el único, somos muchos los que vemos pasar nuestra vida en un tweet, en Facebook o viendo un meme en Instagram, mientras vamos en el metro, a tope de gente y en pleno agobio por la mascarilla.

A raíz de lo anterior, ¿te da miedo tener la edad que tienes y no sentirte suficientemente maduro?

Que no cunda el pánico, lo primero es que somos una generación digital y aunque lo parece, no es que lo tengamos muy fácil, hemos estudiado muchos de nuestros años, en el cole, algún FP, la uni o cualquier cosa que nos sume. Somos unos “niños/as” bien preparados y para conseguir un curro medianamente decente tenemos que dejar más de nuestros años, por eso cuando vemos ese meme que dice: ¡se necesita dependiente! Requisitos: cinco años de experiencia, dominio del inglés, español, y un nivel medio de francés; también, conocimientos de astronomía, seis de las siete Esferas de Dragón y por supuesto, buena presencia, es imposible no identificarte y no saber si te dan ganas de reír o llorar.

Identificarte con memes ameniza tu existencia

Seamos realistas no se puede vivir de la broma, pero sí es verdad, que vivir en pacífica hermandad con los memes, suaviza el baño de agua helada que nos da la realidad cada vez que suena la alarma los lunes por la mañana, ¡pero ¿qué digo?!, si hasta los viernes es un puñetazo que nos deja la vida amoratada.

No debemos desenfocarnos de nuestras metas, ni perder el rumbo que nos trazamos cada nochevieja, tenemos que seguir persistiendo, pero que no nos falte el humor y que nos sobren los memes, porque reírse de uno mismo, equivale a diversión eterna.

Como olvidar esa carrera olímpica hacia el andén y que el metro cierre las puertas en nuestras narices. O aquella vez que alguien levantó la mano, te saludó con efusión y tu sin recordarle le devolviste el saludo igual o peor, y al final resultó que saludaba al otro ser viviente que estaba justo tras de ti.

Estos son ejemplos nuestra cotidianidad, y como si no fuera suficiente con la pena, nos persiguen a diario en las pantallas de nuestros móviles y es inevitable no identificarnos y echarnos unas buenas risas con nuestro yo.

Los memes son distracciones necesarias

Sea cual sea tu curro, siempre hay un momento de bloqueo, donde ni se avanza, ni se retrocede, es horrible estar estancado. En vez de forzar tu pobre mente y quemarla hasta mas no poder, tómate ese minuto de break y desliza un poco por ahí, en alguna red de esas y verás como entre algún Tik Tok, o un meme oportuno, mejora la cosa. Cómo estás en el trabajo, a falta de un chupito, un meme.

En tiempos pandémicos son un medio para ligar

Estuviste en esa primera cita sacada de Tinder, al fin te gustó tu match, intercambiaron Whatsaaps, pero ambos son unos miedicas y nadie le habla a nadie, solo sabéis veros en línea. ¡Espabila criatura! Haz ese pantallazo y mándale ese meme que dice: ese momento donde te escribe ya estoy aquí, no te veo… ¡ah, ya te ví! con el caption esto me hizo acordar de ti, y ¡ZASCA! Ya tienes segunda cita el siguiente finde.

En ISIC, somos un Carné de Estudiante, somos un Carné joven y nos identificamos contigo, porque nuestra vida también es un meme. No importa la edad que tengas, sobrevivirás y vas a ser un “niño/a” de éxito. Vas a tener los años que tengas y seguirás disfrutando e identificándote con cualquier meme, hemos crecido a la par, los memes tú y yo, somos contemporáneos; y me atrevo a decir que, a tus sobrinos, hijos o nietos, les harás las historias de tu vida a puro meme.

Descuentos para Estudiantes con tu Carné ISIC