Carné Internacional de Estudiante

Exámenes presenciales vs online ¿Cuál es mejor?

¿Qué es mejor? ¿un examen presencial o un examen online? Esta pregunta está presente en colegios, institutos y universidades desde hace meses. El panorama educativo no ha dejado de enfrentarse a los repentinos cambios que ha ocasionado la pandemia actual. De un día para otro, la clase a la que acudíamos cada mañana se convirtió en un aula virtual, los profesores hablaban a una cámara durante horas y la presencia de los alumnos, en ocasiones, se reducía a una luz verde con nombre y apellidos.

Si es cierto que las clases online no tuvieron el mejor de los recibimientos, los exámenes online se han caracterizado por contener varias complicaciones: fallos de las herramientas tecnológicas, sobresaturación de servidores o las condiciones familiares de cada estudiante. Sin embargo, según han pasado los meses y debido a las circunstancias que estamos viviendo, el aprendizaje online está ganando popularidad y hay quienes están llegando a preferirlo, apelando a la comodidad que ofrece.

Son muchas las universidades que en este periodo de exámenes han decidido realizarlos en formato presencial y no repetir lo del pasado junio. Sin embargo otras optan por continuar con los exámenes online. Hay posturas de todo tipo valorando los pros y los contras de cada formato. Por eso, queremos que sepas cuáles son los factores a tener en cuenta a la hora de preferir uno u otro.

¿Cuál de los exámenes es más eficaz?

Si bien es cierto que la eficacia del aprendizaje presencial ha estado probada durante muchísimos años, el online ha producido que los estudiantes estén inmersos en un modo de educación más continua, provocando que los estudiantes lleguen al examen con los conocimientos más frescos y estables que con un atracón de letras de la tarde anterior. Sin embargo es posible que para muchos alumnos acostumbrados durante toda su etapa educativa a los exámenes presenciales, puede resultarles complicada la concentración al pasar al formato online.

¿Qué ocurre a la hora de distribuir el tiempo?

En ambos formatos de examen los alumnos cuentan con un tiempo determinado para terminarlo. La diferencia es que en la modalidad presencial el estudiante distribuye el tiempo del que dispone: quizá solo necesite 5 minutos para responder a una pregunta, mientras que para otra empleará 15. Sin embargo, en muchos casos, los exámenes online tienen un tiempo determinado para cada pregunta. Es verdad que eso ayuda a que la respuesta sea más concisa y no nos vayamos por las ramas, sin embargo no deja cabida a los pequeños y comprensibles bloqueos que a todos nos entran en algún momento y para los que necesitamos nuestro tiempo.

¿Con qué debes equiparte en cada caso?

Para los exámenes presenciales normalmente el alumno únicamente necesita un bolígrafo y un papel que se le suele facilitar allí. Es más cómodo y sencillo siempre que se tenga en cuenta el cuidado por no compartir el material en esta situación que nos encontramos. Por otra parte, si pensamos en los exámenes online, el equipamiento es mayor, se necesita un ordenador, un lugar en el que poder realizarlo y una buena conexión a internet. Parece sencillo, pero hay una gran parte de los estudiantes que no tiene acceso a ello, es por ello que muchos centros educativos tratan de facilitar este material a los alumnos que no tengan esas posibilidades.

¿Qué espacio es más idóneo?

Si pensamos en la forma tradicional de examen nos imaginamos una clase amplia en la que los alumnos están separados, cada uno atiende a su examen, de vez en cuando suena algún susurro , alguna vuelta de hoja o se ve alguna mano levantada preguntando dudas. Lo curioso es que al panorama de examen presencial, ahora con la pandemia, hay que sumarle una mayor separación entre alumnos (lo que limita bastante el aforo), las mascarillas que todos llevan, la utilización continua de gel, la imposibilidad de prestar folios y bolígrafos , y las ventanas abiertas que provocan que en pleno mes de enero los alumnos estén deseando entregar el examen para llegar a sus casas. Por no hablar de la posibilidad de que algunos alumnos tengan que estar haciendo cuarentena y no puedan acudir a la cita con el riesgo de perder esa convocatoria en algunos casos.

Por otra parte, la modalidad de exámenes online permite realizarlo desde casa, sin frío y sin preocupación de los protocolos anti COVID, pero tampoco es considerada idónea por muchos estudiantes ya que no todos cuentan con un espacio adecuado en el que concentrarse y realizar el examen, o no disponen de una conexión a internet que que les permita realizarlo sin riesgo a perder la señal durante ese tiempo. Por no hablar de los fallos que pueden producirse en las plataformas habilitadas.

Una vez visto esto volvemos a la pregunta ¿qué es mejor un examen presencial o un examen online? La respuesta es que todo tiene sus pros y sus contras y toda ventaja tiene también su desventaja. Se está produciendo un gran cambio en los hábitos de estudio y por lo que parece , estas dos modalidades, nos gusten o no, van a convivir durante bastante tiempo. Lo importante no es si se te da mejor o peor una modalidad que otra , sino la capacidad de adaptación que eres capaz de desarrollar para obtener buenos resultados tanto en un examen presencial como en uno online.

Todo el equipo de tu Carné Internacional de Estudiante (ISIC) te animamos a que sigas dándolo todo de ti para sacar este curso adelante y que no haya nada que pueda contigo. Y tú, ¿qué opinas de cada modalidad de examen? Queremos saber si te ha tocado online o presencial y cómo ha sido tu experiencia. ¡Te leemos!