Carné de Estudiante Internacional

Hoy es día de la música y vivimos por ella

Hoy es día de la música y vivimos por ella 

“Vivimos por ella”. Más o menos así inicia la vieja, pero mítica canción de Andrea Bocelli. Seguro ya lo sabes, se refiere a la música, a ese conjunto ordenado de ritmos, melodías y armonía que nos agrada los oídos. Aprovecho el día de la música para contarte un dato curioso. ¿Sabes quién fue Santa Cecilia? Pues es la patrona de los músicos. Cuenta la leyenda que fue obligada a casarse y que el día de su matrimonio, mientras los músicos tocaban, ella cantaba a Dios en su interior. ¡Qué movida! Fue nombrada patrona de los músicos por su irresistible atracción hacia los acordes melodiosos de los instrumentos musicales. Aunque no seamos plenamente conscientes, al igual que Santa Cecilia, vivimos por ella, por la música.

La música nos transforma

La música tiene un poder sobre todos los mortales, y digo mortales porque no dudo que hasta los animales experimenten sensaciones al escucharla. Si bien sabemos que vivimos por ella, debemos de tener claro que no somos inmune a sus encantos y que ese brote de sentimientos que nos causa es una experiencia sobrenatural. Que estemos acostumbrados no le quita lo maravilloso. Esa piel de gallina, esa alegría espontánea, esa lagrimilla que brota del ojo derecho y esos tarareos en la ducha nos dan la vida, así como una terraza en cuarentena y hoy en el día de la música se tenía que decir y se dijo.

¿Realmente vivimos por ella?

A ver… no tengo pruebas, pero tampoco dudas. No es que haya aplicado el método científico, pero seguro que sin buscar muy a fondo, nos cruzamos en internet con artículos de neurología, psicología y biología que demostrarían que sí; que vivimos por ella y en el día de la música ciertas cosas no se pueden quedar sin mencionar.

La música influye en nuestro estado de ánimo, ya sea de manera positiva o negativa, estimula nuestros sentidos y hasta nos sirve de terapia. Todo lo anterior es prueba suficiente que deja claro que la música nos da todo el afecto que le sale, fuerza, valor y realidad. Pues sí, lo último lo he sacado de la canción, es que mola y por ser el día de la música encaja escucharla. Corre a Spotify y regálate esos minutos.

Sin músicos no hay música

Desde la distancia una ovación de pies a todos aquellos seres que han dedicado su vida, tiempo y talento a crear, inventar, componer y reproducir eso que coprotagoniza nuestras vidas. Sí, coprotagoniza.

Personalmente no creo en las personas que niegan haber ido en un coche, mirando por la ventana con una canción de fondo creyendo que graban su propio video musical. Y si está lloviendo es un plus. Por eso digo, gracias a toda esa gente, muchas veces, gente incomprendida, por crear para nuestras almas esa música que se reproduce como sonido incidental y que acompaña a diario nuestras vidas. No hay cómo negar que vivimos por ella.

La música no tiene preferencias

Creo que la música no nos elige, como las varitas a sus magos. Ella siempre está ahí, suspendida sin más y al alcance de todos. Nosotros somos quienes la elegimos a ella. La diseñamos a nuestro antojo y la adaptamos a nuestra necesidad del momento. Hay toda una carta infinita para que cada uno baile con lo que le mole, desde música clásica, hasta reggaetón. Para los fans de Santa Celicia está la música cristiana, hay quienes prefieren la música romántica, otros se decantan por la música relajante, algunos se gozan su vida con canciones de Tik Tok… a lo que voy, cada quien elige su pista y que dé igual todo lo demás. Por todo lo anterior es que hacemos de cualquier día, el día de la música.

Añado que así cómo hay quienes prefieren leer revistas en el váter, otros prefieren su libro en el metro y no pasa nada, leer siempre será leer.

Para concluir, que sepas que desde el Carné de Estudiante Internacional (ISIC) apoyamos y fomentamos el arte, la cultura y lógicamente la música. Si ya tienes tu Carné no pierdas tiempo y aprovecha de todas las ofertas que tienes en cines, museos y teatros. Si aún no lo pillas, hazlo ya aquí.

Por haberme leído, te premio con tu carné GRATIS, solo durante el mes de noviembre y por el día del Estudiante. ¡Aprovecha! Que quedan pocos días, cuéntaselo a tus compis, que de seguro también quieren sus descuentos y síguenos en Instagram, intentamos ser cool.

Hoy es día de la música y vivimos por ella 

“Vivimos por ella”. Más o menos así inicia la vieja, pero mítica canción de Andrea Bocelli. Seguro ya lo sabes, se refiere a la música, a ese conjunto ordenado de ritmos, melodías y armonía que nos agrada los oídos. Aprovecho el día de la música para contarte un dato curioso. ¿Sabes quién fue Santa Cecilia? Pues es la patrona de los músicos. Cuenta la leyenda que fue obligada a casarse y que el día de su matrimonio, mientras los músicos tocaban, ella cantaba a Dios en su interior. ¡Qué movida! Fue nombrada patrona de los músicos por su irresistible atracción hacia los acordes melodiosos de los instrumentos musicales. Aunque no seamos plenamente conscientes, al igual que Santa Cecilia, vivimos por ella, por la música.

La música nos transforma

La música tiene un poder sobre todos los mortales, y digo mortales porque no dudo que hasta los animales experimenten sensaciones al escucharla. Si bien sabemos que vivimos por ella, debemos de tener claro que no somos inmune a sus encantos y que ese brote de sentimientos que nos causa es una experiencia sobrenatural. Que estemos acostumbrados no le quita lo maravilloso. Esa piel de gallina, esa alegría espontánea, esa lagrimilla que brota del ojo derecho y esos tarareos en la ducha nos dan la vida, así como una terraza en cuarentena y hoy en el día de la música se tenía que decir y se dijo.

¿Realmente vivimos por ella?

A ver… no tengo pruebas, pero tampoco dudas. No es que haya aplicado el método científico, pero seguro que sin buscar muy a fondo, nos cruzamos en internet con artículos de neurología, psicología y biología que demostrarían que sí; que vivimos por ella y en el día de la música ciertas cosas no se pueden quedar sin mencionar.

La música influye en nuestro estado de ánimo, ya sea de manera positiva o negativa, estimula nuestros sentidos y hasta nos sirve de terapia. Todo lo anterior es prueba suficiente que deja claro que la música nos da todo el afecto que le sale, fuerza, valor y realidad. Pues sí, lo último lo he sacado de la canción, es que mola y por ser el día de la música encaja escucharla. Corre a Spotify y regálate esos minutos.

Sin músicos no hay música

Desde la distancia una ovación de pies a todos aquellos seres que han dedicado su vida, tiempo y talento a crear, inventar, componer y reproducir eso que coprotagoniza nuestras vidas. Sí, coprotagoniza.

Personalmente no creo en las personas que niegan haber ido en un coche, mirando por la ventana con una canción de fondo creyendo que graban su propio video musical. Y si está lloviendo es un plus. Por eso digo, gracias a toda esa gente, muchas veces, gente incomprendida, por crear para nuestras almas esa música que se reproduce como sonido incidental y que acompaña a diario nuestras vidas. No hay cómo negar que vivimos por ella.

La música no tiene preferencias

Creo que la música no nos elige, como las varitas a sus magos. Ella siempre está ahí, suspendida sin más y al alcance de todos. Nosotros somos quienes la elegimos a ella. La diseñamos a nuestro antojo y la adaptamos a nuestra necesidad del momento. Hay toda una carta infinita para que cada uno baile con lo que le mole, desde música clásica, hasta reggaetón. Para los fans de Santa Celicia está la música cristiana, hay quienes prefieren la música romántica, otros se decantan por la música relajante, algunos se gozan su vida con canciones de Tik Tok… a lo que voy, cada quien elige su pista y que dé igual todo lo demás. Por todo lo anterior es que hacemos de cualquier día, el día de la música.

Añado que así cómo hay quienes prefieren leer revistas en el váter, otros prefieren su libro en el metro y no pasa nada, leer siempre será leer.

Para concluir, que sepas que desde el Carné de Estudiante Internacional (ISIC) apoyamos y fomentamos el arte, la cultura y lógicamente la música. Si ya tienes tu Carné no pierdas tiempo y aprovecha de todas las ofertas que tienes en cines, museos y teatros. Si aún no lo pillas, hazlo ya aquí.

Por haberme leído, te premio con tu carné GRATIS, solo durante el mes de noviembre y por el día del Estudiante. ¡Aprovecha! Que quedan pocos días, cuéntaselo a tus compis, que de seguro también quieren sus descuentos y síguenos en Instagram, intentamos ser cool.