International Student Identity Card

¿Te cuesta estudiar a distancia? ¡Sigue nuestros consejos!

Para muchas personas es muy común pensar que a nosotros, miembros de la generación Z y de la generación Millennial nos resulta muy sencillo y natural estudiar a distancia de forma online, ¿tú qué crees?

No te preocupes, que sabemos la realidad. Tener que ver todos los días a tus profesores en la misma pantalla o proyectando una presentación durante varias horas seguidas puede resultar un poco abrumador. Y sumando a eso el hecho de tener que participar dentro de una sala de chat virtual, a veces activando nuestro micrófono para hablar y en otras ocasiones -si resulta muy necesario- encendiendo nuestra cámara de video para que el público disfrute de nuestro bello rostro “de cuarentena”, lo hace un poco peor.

Es cierto que esta situación de distanciamiento social no la escogimos nosotros. También es cierto que muchos preferimos el contacto cara a cara a la hora de estudiar, especialmente para poder concentrarnos más y sacarle mayor provecho al tiempo invertido.

Sin embargo, es necesario reconocer las ventajas de lo que ocurre. Y es que estudiar en línea tiene muchísimos aspectos positivos, no solo para los más jóvenes sino para todo tipo de personas con estilos de vida distintos. Las estadísticas así lo respaldan. La cantidad de gente que decide hacer cursos virtuales ha aumentado en un 72% según estadísticas oficiales. Y esos números van en aumento.

Entonces, ¿cómo sacarle el mayor provecho a nuestras clases a distancia, para sentirnos conectados con nuestros compañeros y al mismo tiempo sentir que de verdad estamos aprendiendo algo? Aquí te compartimos unos consejos que te ayudarán a aumentar tu productividad y entusiasmo durante esas horas diarias de clases a distancia.

Aséate y vístete como si fueras presencialmente a la universidad

Un buen baño antes de clase para sentirnos frescos y energizados, así como ponernos ropa casual -no de “andar por casa”- es importantísimo para aprovechar bien las horas de aprendizaje. Quedarnos en pijama solo nos motiva a seguir durmiendo, y a no darnos cuenta de que pronto se acaba la clase y seguimos frente al ordenador con los ojos cerrados en el mundo de Morfeo.

Establece un espacio adecuado para «asistir» a tus clases

Es válido estar cómodos pero tampoco tan cómodos… Así como los que trabajan desde casa, los que estudiamos debemos tener nuestro espacio libre de distracciones para aprender. Si puedes tener una mesita de estudio lejos de la cama y de la cocina, créenos: ¡mucho mejor!

Ten tus cascos y micro listos antes de la clase

Una buena idea es tener auriculares que aíslen todo tipo de ruidos para que estés 100% concentrado/a en tus clases. Y es que en los hogares generalmente hay más personas – y no necesariamente estudiando-, por tanto el cotilleo, risas en el salón o en la cocina especialmente en estos momentos de cuarentena son un distractor MUY importante.

Prepara tu libreta de notas y tus bolis de colores

Tómate tus estudios a distancia tan en serio como si estuvieras frente al profesor. Tomar notas es una buena práctica para un mejor aprendizaje, nos permite recordar aquellos aspectos que son de mayor importancia que otros y nos motiva a participar y hacer preguntas con mayor propiedad. Mientras el profesor habla, ve escribiendo palabras clave, resalta conceptos con un marcador y subraya lo que entiendas es más importante. Es entretenido y útil.

Silencia tu móvil y mantenlo lejos de tu área de estudio

Sí, sabemos que este punto es el más difícil de todos. Es una manía casi automática que nuestras manos cojan el móvil para revisar las notificaciones, conversaciones de WhatsApp y noticias de Instagram para estar actualizados, especialmente con todo lo que esta ocurriendo con el Coronavirus. Sin embargo, tenemos que asegurar la mayor concentración. Desactiva las notificaciones, pon el móvil en silencio y si puedes, aléjalo de la zona. Verás que sacarás mayor provecho a las clases. Además trabajarás tu fuerza de voluntad y paciencia. ¡Mírale el lado positivo!

Duerme un poco antes de las clases para activarte

En tiempos de emergencia social como estos es muy común que se nos altere el ritmo de vida y que las rutinas varíen un poco, lo que incluye la hora de levantarnos y acostarnos. Es por eso que, antes de cada sesión online, es recomendable tomar una siesta de por lo menos 15 minutos para recuperar energías y estar más activos durante la clase. Y si al despertar nos tomamos un delicioso café, ya estaríamos más que listos y energizados para dar lo mejor de nosotros en clase.

Siguiendo estos pocos consejos podremos mejorar significativamente nuestro proceso de estudios a distancia. Y tú, ¿qué hábitos tienes para ser más productivo con las clases online? ¿Qué te ha funcionado y qué no? Cuéntanos tu experiencia en estos tiempos de distanciamiento social debajo en los comentarios.

¡Te leemos!

Deja tu comentario