International Student Identity Card
Quiero emprender y no se por donde empezar

Quiero emprender y no sé por dónde empezar

Quizá seas del grupo de personas que cree que emprender solo es un término que está “de moda”, o quizá seas de los que le gusta la idea de iniciar un nuevo negocio o proyecto. Independientemente de tu opinión sobre el tema, queremos comentarte que los emprendedores son importantes, no importa la época o circunstancia, porque contribuyen a que las sociedades puedan avanzar.

Es que, imagínate, con tantos problemas que existen aún por resolver en el mundo, las ideas sobran y faltan manos para llevarlas todas a cabo. Entonces ¿qué se necesita? convertir estas ideas de soluciones en proyecto de negocio rentables.

Objetivos Desarrollo Sostenible 2030

Pero, si deseas emprender, ¿por dónde empezar? Aquí te compartimos algunos aspectos clave que debes considerar antes de iniciar tu nuevo negocio.

1. Define la línea o tema que te interesa desarrollar.

¿Cuál es el tema que más te apasiona trabajar? ¿cuáles son tus principales gustos o hobbies? Recuerda que tu idea de emprendimiento debe gustarte mucho para que no resulte un dolor de cabeza a la larga para ti. Es que emprender un proyecto implica dedicar muchas horas al mismo, así que estar motivados es clave para sobrevivir. Ojo que te lo advertimos 😉

2. Escoge tu modelo de negocio deseado.

Debes pensar en la forma en que va a funcionar tu negocio, pues a menos que seas un científico o inventor, la mayoría de las cosas ya están creadas, lo importante es ponerlas a funcionar. Por ejemplo, puedes crear un servicio o producto que combine dos cosas que antes no estaban combinadas (ej.: servicio de taxi con pedicura, una ducha que sea también karaoke etc.), o quizá crear nuevas experiencias o brindar soluciones que resuelvan problemas y ahorren tiempo.
Otro modelo también puede ser la personalización de productos que suelen ser genéricos, desarrollar proyectos que apoyen directamente causas medioambientales, proveer sofisticación (servicios únicos), trabajar un modelo de economía circular, entre otros.

Planificacion y creatividad en los negocios

3. Ten en cuenta lo que desea la gente. No lo que deseas tú.

Muchas veces –sobre todo si estamos muy enamorados de nuestra idea-, tendemos a viciar nuestra opinión sobre nuestro proyecto de negocio y lo queremos diseñar de acuerdo con nuestro gusto o lo que “creemos” que necesita la gente. Pero ¿realmente estamos seguros de lo que necesitan nuestros potenciales consumidores? Es importante preguntar, analizar, observar y sacar las conclusiones de lo que las personas en verdad comprarían, aunque no sea nuestro ideal.

4. Haz las investigaciones de lugar.

Es clave conocer cuál sería la inversión necesaria para iniciar el proyecto, así como los recursos necesarios para lograrlo y la situación actual del mercado. Saca cálculos precisos de tus gastos (materia prima, renta de local, servicios, personal) para luego tener en cuenta cuánto margen necesitas para ser rentable. Porque si no somos rentables, ¿cómo podremos vivir de nuestro negocio? 😉

Analizar idea de negocio e invesrigacion de mercado

5. Sé realista con tus primeros años.

Sé consciente de que los primeros períodos son de pérdidas hasta que retornes la inversión, por eso, tener un capital inicial es importante. Por ejemplo, como estudiante, tener tus propios ahorros o al menos una cuenta de ahorros para jóvenes, de las que están generalmente libres de comisiones y que te permiten ahorrar dinero brindándote descuentos, es una súper ventaja. En ISIC tenemos un acuerdo con el banco BBVA que está bastante guay, puedes ver más información de las ventajas aquí.

6. Comparte tu idea de negocio con gente de confianza.

Nuestra cabeza puede hacernos pensar de manera irreal y es importante, no solo tener los pies sobre la tierra con nuestro proyecto, sino también escuchar opiniones, sugerencias y nuevas ideas que puedan mejorar nuestra idea actual. Recuerda, mientras más información y retroalimentación recibas, mejor. Pero ojo, procura compartir tus pareceres con gente de confianza, no todo el mundo quiere lo mejor para ti o es discreto con nuestras ideas.

Emprende en lo que te gusta hacer

7. Diseña un producto con un valor diferencial en el mercado.

Para ello debes tener en cuenta quiénes son tus competidores y sus debilidades, para entonces saber cómo podrías hacerlo mejor con tu nuevo producto o servicio. Recuerda, casi todo ya está inventado, lo que sí se puede hacer es mejorar lo que ya está o hacerlo más especializado. Entonces, es clave que desarrolles ese toque único y especial que haría que la gente compre tu producto o servicio y no el de tu competidor.

8. Haz un plan de negocio.

Esta parte no es la más divertida, pero sí es MUY necesaria. Debes trabajar en ese documento en el que detallarás claramente los objetivos de la empresa, las estrategias, la misión y visión, pero sobre todo que contenga la parte económica, de números, es decir, la factibilidad del negocio. Este documento es vital porque te servirá para iniciar con buen pie el proyecto y sobre todo, para buscar financiación ($).

Busca instituciones que te ayude a emprender

9. Busca una institución que te ayude a emprender.

No estás solo en este mundo de emprendimiento, hay entidades que suelen ofrecer el respaldo y el asesoramiento que necesitas para desarrollar tu negocio y que el mismo cumpla con los requisitos necesarios para triunfar. Además, muchas veces lo primero que te pide un banco es que el proyecto esté avalado por un programa de apoyo al emprendedor, porque se supone que has tenido asesoramiento y formación previa para desarrollarlo. Así que investiga toda la información que puedas al respecto.

Finalmente, toma en cuenta los siguientes tips:

1. Emprende tomando en cuenta oportunidades, no solo necesidades. Así tendrás las garantías de elegir cuándo emprender, no porque no te queda opción.
2. Aprender a gestionar proyectos. Tener la idea no es suficiente, es saber de antemano los riesgos que implica y tener los pies sobre la tierra en prospección de ventas.
3. Puedes hacer un estudio de mercado, tú mismo, sin necesidad de pagar mucho dinero.

Sigue estos consejos, y verás que para finales de 2021 puedes tener un buen capital y empezar esa idea de negocio que siempre has soñado. ¿Tienes algún otro tip? ¡Compártelo con nosotros en los comentarios! 😀

Deja tu comentario