International Student Identity Card

Principales lugares y monumentos de Madrid ¿por qué son tan especiales?

Muchos son los encantos que esconde la ciudad de Madrid. Como se suele escuchar, Madrid es la ciudad que nunca duerme, y es que sus calles están repletas de vida sea el día y hora que sea. Siempre hay planes que hacer y nadie que la visite se siente un extraño. Por eso queremos mostrarte cuáles son los lugares más especiales de esta ciudad y por qué.

La Puerta del Sol

Tanto para madrileños como para turistas, la Puerta del Sol es el punto de encuentro por excelencia. Allí se encuentran algunos de los monumentos y edificios más significativos de la ciudad, como la Estatua del Oso y el Madroño, uno de los símbolos representativos de Madrid y que se ha convertido en un punto de referencia. También allí está ubicado el Reloj de la Casa de Correos, especialmente conocido como el famoso reloj de las campanadas de cada fin de año. La Puerta del Sol es el lugar referente en España para tomar las uvas y celebrar el año nuevo. Otro de los elementos representativos de esta plaza es el Kilometro 0, el punto en el que comienzan las carreteras radiales españolas. Está señalizado y y la foto con él es una de las más típicas entre los turistas que visitan la ciudad.

Plaza mayor

Se encuentra en pleno centro de Madrid y es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Fue diseñada por los arquitectos Juan de Herrera y Juan Gómez de Mora, y aunque sigue conservando su estilo barroco, ha sido reconstruida y reformada en varias ocasiones. En ella han tenido lugar múltiples acontecimientos a lo largo de la historia, y es por ello que está plagada de placas conmemorativas, lugares históricos y otros símbolos de gran valor.

Uno de sus principales encantos son sus diferentes accesos, nueve en total. Sin embargo, el más destacable es el Arco de los Cuchilleros. Otro de los símbolos importantes de la Plaza Mayor es la Estatua de Felipe III, construida como regalo del Duque de Florencia al rey español en 1616. Por otra parte, el edificio más emblemático que alberga es la Casa de la Panadería, fue el primero en construirse y llegó a ser la tahona más importante de Madrid.

La Plaza Mayor alcanza su mejor encanto en Navidad, pues desde hace 150 años, por esas fechas, se llena de puestos con artículos navideños y todo tipo de detalles de decoración, broma o incluso disfraces. Además de ser uno de los lugares de visita obligada si estás en Madrid, no te puedes ir sin comer el típico bocadillo de calamares en la Plaza Mayor.

Templo de Debod

Este templo, originario del antiguo Egipto y con 2.200 años de antigüedad, fue un regalo que hizo Egipto a España por haber colaborado en el salvamento de los templos de Nubia. Fue inaugurado en 1972, tras dos años de reconstrucción, un proceso largo, ya que en el transporte y desmantelamiento, se perdieron algunas de sus piedras. Hoy es uno de los tesoros que esconde Madrid.
Pero no solo es el templo como tal lo que hace de él un lugar tan mágico, sino todo lo que le rodea. Una de las experiencias más especiales que hay que vivir en Madrid es ver el atardecer desde sus jardines. Con la puesta de sol el templo se tiñe de color anaranjado y cobre, dejando ver un efecto totalmente único, que al terminar da paso a la iluminación del templo al anochecer.

Puerta de Alcalá

Desde su inauguración en 1778, la Puerta de Alcalá se ha convertido en todo un icono de la ciudad. Antes de ser tal y como la conocemos ahora, existió otra Puerta de Alcalá que era de ladrillo, pero Carlos III ordenó su reconstrucción, siendo este el primer arco del triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio Romano.
Su nombre se debe a que estaba situada el el camino hacia Alcalá de Henares y su denominación como puerta a que fue una de las cinco puertas de acceso a la villa de Madrid, hasta que en 1889 se convirtió en plaza. En el año 1986, Víctor Manuel y Ana Belén le dedicaron una canción que a día de hoy sigue siento todo un himno.

 

Plaza de Cibeles

Se trata de la plaza más famosa de todo Madrid, rodeada por representativos edificios, pero sin duda el mayor atractivo es su fuente: la fuente de Cibeles. El arquitecto Ventura Rodríguez la diseñó en 1782 con el objetivo de abastecer de agua a los madrileños, pero en 1895 fue trasladada hasta el centro de la plaza y pasó a convertirse en un elemento decorativo que representa a la diosa Cibeles sobre su carro tirado por leones. Entre los edificios que la rodean están el Palacio de Cibeles, que funcionó como la sede central de Correos hasta su reforma para albergar el Ayuntamiento, también el Palacio de Buenavista, que actualmente es la sede del Cuartel General del Ejército, el Banco de España y el Palacio de Linares. Además de ser uno de los monumentos más reconocidos de la ciudad, es un punto clave para las celebraciones deportivas del Real Madrid.

 

Plaza de Oriente

Se encuentra en el centro histórico de Madrid, y está enmarcada por dos de los edificios más importantes de la ciudad: El Palacio Real y el Teatro Real. Es un espacio monumental diseñado en 1844. Su encanto no solo se debe a los edificios que le rodean, sino que cuenta con diferentes jardines y una exposición de esculturas de reyes españoles. Su entorno agradable es ideal para pasear y conocer una de las partes más antiguas de la ciudad. Ubicada en el centro de Madrid, es un lugar de visita obligatoria para todo aquel que va a la capital de visita.

Plaza de Callao

Se podría denominar como un lugar con esencia madrileña. Lo tiene todo para pasear, ir de compras, hacer turismo. Es un símbolo de Madrid y uno de los lugares más frecuentados. Su historia se ha conformado en base a los edificios que la rodean: el Palacio de la Prensa, el Edificio Carrión o, por supuesto, los míticos Cines Callao.
Esta plaza es la desembocadura de algunas de las calles más importantes de Madrid, como la Calle Preciados o la Gran Vía, y se ha convertido en una de las plazas con más historia y ambiente de la capital. Un lugar representativo en el que siempre hay algo que ver.

Las Cuatro Torres

Las Cuatro Torres representan la parte más moderna y futurista de Madrid. La Torre Cepsa es el edificio más alto de España, con 250 metros de altura, y su arquitectura es la más sorprendente. La Torre PWC es la única de las cuatro torres construida por arquitectos españoles, con 236 metros de altura, alberga uno de los hoteles más lujosos de Madrid, con un restaurante en los dos últimos pisos desde el que se obtiene una vista panorámica de toda la ciudad. La Torre de Cristal, por su parte, es la segunda más alta, con 249 metros de altura, compuesta de amplios ventanales, es un lugar con una iluminación única, además en su última planta cuenta con un espléndido jardín. Por último Torre Espacio, con 230 metros de altura y 57 plantas, es un espacio destinado a albergar oficinas de importantes empresas, así como de diversas embajadas. Además de estos cuatro imponentes rascacielos que coronan Madrid, está prevista la construcción de una quinta torre, que será la más baja de todas, pero que seguirá manteniendo su atractivo.

Catedral de la Almudena

La Catedral de la Almudena es el edificio religioso más importante de Madrid, siendo esta la primera catedral consagrada fuera de Roma. Cuenta con infinidad de pequeños detalles que marcan la diferencia: su techo y sus vidrieras dejan de lado el estilo clásico y dan paso a los colores vivos y las líneas rectas. Cuenta con un museo repleto de objetos que narran la historia de la diócesis de Madrid, y a pesar de su pequeño tamaño, visitarlo resulta de lo más interesante. En sus doce salas se pueden ver desde mosaicos, hasta escudos episcopales y ornamento.

Desde ISIC, queremos que tengas toda la información, para que todas tus visitas sean únicas y conozcas lo mejor de cada ciudad. ¡No te quedes con las ganas de ver los lugares más especiales de Madrid!

Deja tu comentario