International Student Identity Card

Diez trucos para preparar la maleta perfecta

¿Sientes que tu maleta nunca es suficiente? No te caben las cosas y a la mínima parece estar llena. A pesar de llevar un maletón la ropa no termina de cuadrar en el espacio… Optimizar el espacio de tu maleta puede parecer complicado pero lo cierto es que todo tiene su truco. Olvídate de llevar una maleta gigante contigo. Con nuestros consejos irás tranquilo y ligero, pero lo llevarás todo. ¿Quieres ser un viajero experto? Sigue estos tips:

1. Haz una lista

Todos somos más organizados cuando tenemos un plan, así que este consejo es el más importante. Antes de aventurarte a meter las cosas en la maleta tienes que saber qué es lo que vas a llevarte. De esta forma podrás distribuir tu equipaje y aprovechar mejor el espacio. Tienes que sentarte y pensar detenidamente en todo lo que necesitas para el viaje. Anótalo y luego déjalo reposar. Seguro que si lo haces con antelación, se te van ocurriendo más cosas que en un primer momento. Una vez que la tengas, es el momento de tachar pues siempre tendemos a llevar más de lo que necesitamos. Hay que ver cuántas de esas cosas vas a necesitar realmente…

2. Elige el formato de equipaje

Tienes que pensar en qué tipo de equipaje te conviene para el viaje que vas a hacer. Depende de muchas cosas: del destino, del transporte que vas a usar, qué temperatura va a hacer, las restricciones que marcan las aerolíneas en caso de que vayas a volar, la forma que tengamos de viajar o dependiendo de lo que tengas previsto moverte con ella. (Por cierto, puedes consultar nuestras redes sociales @isicespana, en donde tenemos información sobre los tamaños de equipaje en clase turista para diferentes aerolíneas).

3. Decide tus looks

Organiza tu lista por outfits, según las combinaciones de ropa que llevarás. Pon las prendas sobre la cama y visualiza qué es lo que vas a llevar cada día. Cuando lo tengas añádelo a la lista para que no se te olvide ningún detalle. Piénsalo bien, si tienes ropa que se parece mucho entre sí puedes descartar algunas prendas. Piensa en alternativas para combinar aquellas prendas que llevarás sí o sí y poder mezclarlas entre sí de manera diferente, de este modo tendrás que llevar menos. Esto es muy práctico si se trata de un viaje corto. Si por el contrario el viaje es largo, resultará más difícil visualizar qué es lo que llevarás puesto casa día por lo que en ese caso te aconsejamos organizar la lista según los tipos de ropa que quieres usar: camisetas, pantalones, camisas, bañador…

4. Enrolla, no dobles

Doblar es rápido y muy fácil pero no siempre es eficiente. A veces de esta forma desaprovechamos el espacio. La ropa no suele tener la misma medida , por lo que terminamos metiendo las prendas en cuadrados y rectángulos diferentes, convirtiéndose en un puzzle complicado de cuadrar. Al enrollar la ropa maximizas el espacio ya que la ropa estará más compacta. El único problema es que según en qué prendas, pueden producirse arrugas. Entonces… ¿qué es mejor, enrollar o doblar? Depende del tipo de prenda: enrolla las prendas suaves como la ropa interior, camisetas pantalones de algodón y jerséis. En cambio las camisas o americanas, al ser más rígidas es mejor que las dobles si no quieres que terminen arrugadas como un acordeón. Lo mejor es no llevar mucha cantidad de prendas rígidas y que estas vayan en la parte de arriba si no quieres que tu maleta se convierta en un caos desde el primer minuto al intentar sacar cualquier prenda.

5. Organiza en compartimentos

Una de las maneras más cómodas de tener la maleta ordenada siempre es la de tener las prendas divididas en organizadores. De esta forma podrás distribuir todo por categorías y no tendrás que mover los demás elementos cuando busques algo en concreto. Si no quieres comprarte unos organizadores puedes usar bolsas de tela a modo de compartimento.

6. Lleva bolsas siempre

Siempre que viajes, lleva bolsas contigo. Nunca sabes cuando las vas a necesitar. Ten en cuenta que al terminar el viaje tendrás ropa sucia que no hayas podido lavar. Utiliza alguna bolsa para que no se mezcle con la ropa limpia. También encontrarás algunos zapatos que se te hayan ensuciado y que quieras aislar.

7. Sé inteligente con los Zapatos

A la hora de hacer maletas existe una regla no escrita que dice que no puedes llevar más de tres pares de zapatos: cómodos, para vestir y prácticos. Sepáralos de manera que cada zapato esté en una bolsa individual, así podrás aprovechar mejor los huecos, Además recuerda llenarlos con calcetines y accesorios que te permitan aprovechar el espacio de su interior.

8. Ten cuidado con el neceser

Si vas a volar deber tener en cuenta las restricciones de líquidos del control de seguridad del aeropuerto. Normalmente solo se puede llevar recipientes de 100ml como máximo cada uno. En las maletas de mano tienes un límite, en la facturada no. Sin embargo debes pensar si realmente necesitas llevar los botes enteros pues al final terminan siendo una gran variedad de productos entre champú, gel, cremas, desodorante, si utilizas algún tipo de mascarilla, perfume…Seguro que si metes todo eso en botes más pequeños ahorrarás mucho espacio.

9. Monta el puzzle

Llega el momento clave: conseguir que todo quepa en la maleta y esté organizado. Lo mejor es que las prendas que más pesan las pongas en la parte de abajo como los pantalones, los zapatos o el neceser. Como ya hemos dicho, mete los zapatos en bolsas individuales, enrolla las prendas en forma de tubo y coloca las prendas que puedan arrugarse en la parte de arriba. Ten en cuenta también, cuáles son las prendas que más vas a usar o cuáles vas a utilizar primero. Ponlas arriba también, así evitarás desordenar toda la maleta al sacarlas. Otra cosa muy importante: aprovecha las esquinas. A veces suelen quedar pequeños huecos en ellas en los que puedes meter calcetines o ropa interior.

10. Procura que todo esté seguro

Protege todos los artículos electrónicos. Lo mejor es llevarlos en una bolsa de mano aparte, pero si no te queda otra que meterlos en la maleta intenta que vayan en el centro del equipaje, rodeados de ropa para que no sufran daño alguno en caso de que se produzca algún golpe. Lo mismo con cualquier otro objeto que sea frágil. Además para sentirte más seguro utiliza un candado, si es posible de combinación numérica, así no tendrás que preocuparte de no perder la llave. De esta forma tus pertenencias se encontrarán más seguras.

 

En ISIC sabemos que a veces es complicado llevar todo lo que uno quiere al mismo tiempo que vas cómodo y ligero. Ahora que ya sabes nuestros consejos no vas a tener que preocuparte por eso, pero recuerda que el truco principal para llevar menos cosas es ser selectivo, ya verás que vas a convertirte en un viajero experto. ¿Qué te han parecido nuestros tips? ¿Quieres leerás artículos como este?

Deja tu comentario