Carné Internacional de Estudiante

Conoce a las científicas más importantes de la historia

El mundo está plagado de mentes brillantes que lograron importantes avances sin los que nuestras vidas serían diferentes. A lo largo de la historia muchas mujeres han dedicado su vida a la investigación científica. El problema es que durante años no se les ha dado el valor que debería. Ha existido una lucha de géneros que no ha permitido que las mujeres tengan un rol protagonista en el área de las ciencias, algo que en muchas partes del mundo aún ocurre. Sin embargo, algunas de las científicas más importantes de la historia son mujeres. ¿Las conoces?

Caroline Herschel (1750-1848)

Su carrera en el área de las ciencias comenzó gracias a su hermano William, el astrónomo personal del Rey de Inglaterra. Trabajó como su asistente , mientras que él se especializó en la construcción de los mejores telescopios de su época, Caroline le ayudaba a tomar nota de los cuerpos celestes que divisaba. Sin embargo terminó realizando sus propias observaciones. Juntos descubrieron mil estrellas dobles y ambos demostraron que muchas de ellas eran sistemas binarios, por lo que hallaron la primera prueba de que existía gravedad fuera del sistema solar.

Caroline se convirtió en una brillante astrónoma que descubrió nuevas nebulosas y cúmulos de estrellas. Fue la primera mujer en descubrir un cometa y llegó a descubrir ocho en total (6 de ellos llevan su nombre). También fue la primera cuyo trabajo fue publicado por la Royal Society y , además la primera mujer británica en obtener un salario por realizar trabajo científico.

Sin embargo, a pesar de ser brillante, su labor en el campo de la astronomía tardó en ser reconocida. Fue su hermano William quien obtuvo tal reconocimiento, ella tendría que esperar a cumplir los 85 años para ser reconocida como miembro de honor de la Royal Astronomy Society británica.

Ada Lovelace (1815-1852)

Se trata de la persona que inició el sistema informático que conocemos a día de hoy, por lo tanto Ada Lovelace es considerada la primera programadora de ordenadores de la historia.

Fue su madre la que estimuló su interés por la ciencia y la tecnología frecuentando las regiones industriales de Inglaterra (donde Ada quedó fascinada por novedosas máquinas) y fomentando su amistad con la prestigiosa científica Mary Somerville, quien más tarde terminaría convirtiéndose en su modelo y mentora. Trabajó con Charles Babbadage, matemático y científico británico, juntos desarrollaron la primera calculadora denominada máquina analítica.

Sus aportaciones fueron múltiples. Gracias a su capacidad de ver más allá de la realidad inmediata, consiguió desarrollar conceptos que a día de hoy se consideran visionarios. El más destacable de sus trabajos fue el referente al funcionamiento de lo que hoy conocemos como algoritmo informático. Tomó como ejemplo los números de Bernoulli (una serie infinita que juega un papel muy importante en la teoría de los números) para, a través de un diagrama, poder describir qué operaciones tendría que realizar la máquina para calcularlos.

Otros de sus conceptos fueron: “bucle”, como grupo de instrucciones que se ejecutan varias veces; “subrutina”, el segmento de un programa que puede ser invocado en cualquier momento; o el concepto de máquina universal que evocaba a la idea de que un artefacto pudiera programarse para realizar tareas diversas. Ada supo ver el potencial del invento de Babbage y fue más allá al ver que la máquina analítica no tenía por qué limitarse al cálculo matemático, podría procesar cualquier cosa que fuese posible expresar mediante símbolos, como las palabras o incluso la música, y todo mediante el uso de tarjetas perforadas. Con esto Ada, sin saberlo, había imaginado un ordenador.

Marie Curie

Quizá es de las científicas de las que más has escuchado hablar hasta el momento. Marie Curie fue una mujer pionera en el estudio de la radiación. Tuvo que estudiar de manera clandestina en la universidad flotante de Varsovia, ciudad en la que comenzó su formación científica, y con 24 años se trasladó a París, donde llevaría a cabo sus trabajos más sobresalientes.

Entre sus logros están los primeros estudios sobre el fenómeno de la radiactividad (ella misma fue quien acuñó este término). También el desarrollo de técnicas para el aislamiento de isótopos radiactivos y el descubrimiento de dos elementos : el polonio (lo nombró así en honor a su país de origen) y el radio. Por otra parte Marie Curie dirigió los primeros estudios en el tratamiento de neoplasias con isótopos radiactivos , fundó el Instituto Curie en París y Varsovia (ambos siguen considerándose entre los principales centros de investigación médica) y creó los primeros centros radiológicos para uso militar durante la Primera Guerra Mundial.

Marie Curie fue la primera mujer en recibir un premio Nobel y la primera persona en recibir dos Premios Nobel en categorías distintas. En 1903 compartió el Premio Nobel de Física con su marido Pierre Curie y el físico Henri Becqurel. Fue ocho años después cuando ganó en solitario el Premio Nobel de Química.

Sus investigaciones fueron pioneras, tanto que ni ella ni su marido fueron conscientes de los peligros a los que se estaban exponiendo con la radiación. Se cree que la anemia apolítica que provocó su muerte en 1934 pudo deberse a los largos años que dedicó a la investigación dentro de su laboratorio.

Lise Meitner (1878 – 1968)

El campo de Lise Meitner también fue el estudio de elementos radiactivos. Descubrió un mundo que la fascinó gracias a las clases del físico Ludwing Boltzmann , quien jamás discriminó a las mujeres, aceptando en todo momento su integración en sus clases. Se entusiasmó por la pasión de su profesor quien pretendía interpretar los fenómenos naturales y predecir fenómenos que nuestros sentidos no detectaban.

Despuntó en sus estudios pero a pesar de sus éxitos , era consciente de que una científica no tendría futuro en Viena, por lo que se mudó a Berlín. Sin embargo, se vio obligada a abandonar Alemania debido a su origen judío pero eso no le impidió seguir investigando. Fue la física responsable de la fusión nuclear , fue la madre judía de la bomba atómica y al mismo tiempo la única que no quiso colaborar en el proyecto Manhattan. Fue considerada toda una celebridad al concluir la Segunda Guerra Mundial y aún así a día de hoy apenas se le conoce.

En Berlín le permitieron trabajar en un laboratorio, sin embargo no se admitían mujeres en él por lo que tuvo que trabajar en el sótano del antiguo carpintero y utilizar los servicios del restaurante que había enfrente. Además su nivel de vida no era muy alto puesto que no recibía salario alguno. Realizó sus investigaciones junto con su compañero Otto Hahn, consiguiendo calcular la energía liberada en la fisión nuclear. Publicaron varios trabajos sobre el actinio y formaron un equipo muy productivo. Sin embargo sería él quien recibiría el Premio Nobel por este descubrimiento, mientras ella ni siquiera fue tomada en cuenta por el Comité.

Tuvo que esperar a llegar a Estados Unidos para ser recibida con todos los honores. Allí fue nombrada la Mujer del Año en 1946. Además en su honor se llamó Meitnerio al elemento químico 109.

Rosalind Franklin (1920 – 1958)

Desde pequeña Rosalind Franklin supo que quería ser científica y aunque al principio esa idea fue rechazada por su padre, terminó doctorándose en Química en la Universidad de Cambridge. Adrienne Weill, una científica francesa refugiada en Inglaterra orientó su trabajo postdoctoral y años después la animó a ir a Francia para ingresas en el Laboratorio Central de Servicios Químicos del Estado, un grupo de investigación muy activo y dinámico y sobretodo abierto a las mujeres, algo que quedaba lejos del masculino entorno que conocía en Inglaterra. Allí aprendió la técnica de difracción de Rayos X con la que se convertiría en una experta a nivel mundial. Años después la aplicaría a la molécula del ADN.

Cuando volvió a Inglaterra consiguió plaza en el King’s College de Londres , donde se le encargaría el estudio de ADN. Logró hacer una fotografía que mostraba la doble hélice del ADN. Tres de sus compañeros publicaron este descubrimiento en la revista Nature y recibieron el premio Nobel por ello, habiendo fallecido Franklin cuatro años antes. Se referían a ella como “una feminista que se quejaba de trivialidades”, sin embargo la propuesta que dieron de estructura del ADN se basaba en imágenes de esta molécula tomadas con la técnica de difracción de Rayos X y obtenidas por ella, quien en esa época fue la única persona del mundo capaz de conseguirlas con una calidad tan extraordinaria.

No sería hasta años más tarde cuando se reconocerían la calidad como científica de Rosalind Franklin y su participación esencial e irremplazable en el descubrimiento de la estructura del ADN.

Margarita Salas (1938 – 2019)

Margarita Salas fue una de las más notables científicas españolas. Estudió Química en la universidad y se dio cuenta del entusiasmo que le generaba pasar horas y horas en el laboratorio de Química Orgánica. Llegó a plantearse que dedicaría su futuro a estudiar esta materia. En su verano de tercero de carrera conoció a Severo Ochoa, quien le propuso acompañarle a Oviedo a una conferencia que daba al día siguiente. En ella hablaba sobre su investigación, algo que fascinó a Margarita despertó su interés por la bioquímica.

Al terminar la carrera Severo Ochoa le aconsejó que realizase su tesis doctoral bajo la dirección de Alberto Sols (excelente bioquímico) y le escribió una carta de recomendación. Sols la admitió aunque por aquella época poco esperaba del trabajo científico de una mujer, el mismo confesó más adelante que cuando ella fue a pedir plaza pensó: “Bah, una chica. Le daré un tema de trabajo sin demasiado interés, pues si no lo saca adelante no importa”. Esto nos da una idea de las trabas que tuvo que soportar Margarita Salas durante toda su tesis doctoral.

Sin embargo en el laboratorio de Ochoa nunca se sintió discriminada por ser mujer, allí a todos sus logros se les daba el valor y el reconocimiento que merecían. Junto con el que sería su marido Eladio Viñuela, comenzó a desarrollar un estudio sobre la biología molecular, gracias al cuál se pudo conocer cómo funcionaba el ADN, cómo sus instrucciones se transforman en proteínas y cómo estas se relacionan entre ellas para formar un virus funcional. Además patentaron el ADN polimerasa, que es responsable de la realización del ADN viral y cuenta con propiedades que la hacen única para la amplificación del ADN. Esta situación cambió a su vuelta a España. Aunque dentro del laboratorio nunca tuvo ningún problema con sus doctorandos, de cara al exterior solo era la mujer de Eladio Viñuela.

Margarita siempre fue una firme defensora de la investigación básica, considerándola el motor de la investigación aplicada y la tecnología. Los logros de su carrera son una prueba de ello y también su labor como profesora. Para ella era una enorme satisfacción formar a futuros científicos, dirigirlos, alentarlos y por supuesto ser testigo de sus logros.

 

Como ves las mejores científicas de la historia no lo tuvieron fácil para que sus logros fuesen valorados y reconocidos como se merecían. Es triste que a día de hoy muchas mujeres sigan encontrando obstáculos para desenvolverse en el campo de la ciencia. Es por ello que el día 11 de febrero celebramos el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, con el objetivo de desmontar los estereotipos de género, además de promover e inspirar su participación es este campo.  ¿Conocías a estas científicas? ¿Qué otros contenidos deseas saber?